Noticias & Eventos

¿Cómo afecta la calidad del aire al rendimiento de los atletas?

La contaminación del aire es responsable de la muerte de 7 millones de personas al año, convirtiéndose rápidamente en una crisis sanitaria moderna. Ahora la IAAF está tratando de capturar algunos datos relevantes para ver si afecta al rendimiento de los atletas y cómo lo hace.

Fuente: https://sportsustainabilityjournal.com/analysis/to-what-extent-does-air-quality-impact-athlete-performance/ Traducción del artículo de Matthew Campelli para Sport Sustainability Journal

A veces una oportunidad de alcanzar la gloria no vale la pena. Fue la conclusión a la que llegó Haile Gebrselassie antes del maratón olímpico de Pekín en 2008. Ante la ocasión de defender su tiempo de récord mundial y consolidar su lugar en la historia del deporte, se negó. Reveló que el aire de Pekín estaba demasiado contaminado para que pudiera correr 26 millas.

Gebrselassie padece asma, una enfermedad pulmonar crónica que afecta a su respiración. Esta condición hace que su éxito constante y su estatus legendario como corredor de fondo sea aún más alucinante. Como corredor de maratón especializado (primero en pista y luego en ciudades), competir en zonas urbanas con mala calidad del aire siempre fue un riesgo laboral para el etíope. Pero Pekín, que tiene un aire “muy insalubre” según el Índice de Calidad del Aire, fue considerado demasiado peligroso.

Junto a su compañera de larga distancia, Paula Radcliffe (también asmática), Gebrselassie es Embajador de la IAAF y Defensor del Medio Ambiente de la ONU para el Aire Limpio. Ambas organizaciones se asociaron en mayo de este año para comenzar a trabajar en una ambiciosa red de monitorización de la calidad del aire en las principales ciudades para medir la contaminación atmosférica en 1.000 pistas de la IAAF en todo el mundo en un plazo de cinco años.

El segundo dispositivo se instaló a principios de este mes en el estadio etíope de Addis Abeba bajo la atenta mirada de Gebrselassie. El primero se instaló en el estadio Louis II de Mónaco dando comienzo a la fase piloto inicial, y antes de finales de año se añadirán otros dispositivos a las pistas de Japón, Buenos Aires, Ciudad de México y Sydney.

 

El nuevo tabaco

“Esto es algo evidente para nuestro deporte”, dice Jackie Brock Doyle, directora ejecutiva de comunicaciones de la IAAF. “Muchos deportes han apoyado la campaña Mares Limpios – y nosotros la apoyamos absolutamente – pero sentimos que nadie estaba haciendo lo suficiente para crear conciencia y recopilar datos sobre la calidad del aire.

“No hay mejor deporte que el nuestro porque casi todas nuestras competiciones, aparte de los campeonatos en pista cubierta, son al aire libre, por lo que la calidad del aire es de vital importancia”.

La calidad del aire en la salud de la población es una preocupación creciente – hasta el punto de que el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó la contaminación del aire como “el nuevo tabaco”.

Según las cifras de la OMS, el 91% de la población mundial vive en zonas con niveles de contaminación atmosférica superiores a la media, siendo los niños los más afectados. El aire contaminado está matando a 7 millones de personas al año y dañando a miles de millones más.

“Nadie, ya sea rico o pobre, puede escapar de la contaminación del aire”, dijo el Dr. Ghebreyesus a The Guardian el mes pasado. “Es una epidemia silenciosa de salud pública”.

La IAAF considera que los atletas se ven desproporcionadamente afectados por la mala calidad del aire debido a la naturaleza de su profesión: entrenar y competir al aire libre durante gran parte de sus días, a menudo en ciudades desarrolladas donde la contaminación atmosférica es más común.

De hecho, uno de los fundamentos del proyecto era que “cada atleta” consultado en la fase de viabilidad describía la contaminación atmosférica como un problema significativo y se quejaba de que no había suficientes datos para comprender sus efectos en los atletas.

El devastador impacto de la contaminación atmosférica en la salud de los seres humanos está saliendo a la luz rápidamente gracias a intervenciones como la de la OMS. Pero la ambición a largo plazo de la IAAF es medir no sólo el impacto que tiene la calidad del aire en la salud general de los atletas, sino también en su rendimiento atlético.

La investigación sobre el tema no es extensa, pero un puñado de estudios han apuntado a un descenso en el rendimiento de los atletas como consecuencia de la contaminación del aire. Andreas Lichter, Eric Sommer (ambos de la Universidad de Colonia) y Nico Pestel (IZA) estudiaron casi 3.000 partidos de la Bundesliga alemana en un período de 12 años y descubrieron que la alta concentración de partículas en el aire reducía la productividad de los futbolistas.

El estudio descubrió que a medida que aumentaba la contaminación del aire, los jugadores adoptarían un juego de pases largos en lugar de intentar pases cortos controlados y precisos. También se descubrió que los centrocampistas y los defensores, que generalmente ven más del balón, se vieron particularmente afectados por la contaminación del aire, al igual que los jugadores de más de 30 años de edad.

Otra investigación que examinó seis maratones importantes (París, Londres, Berlín, Boston, Chicago y Nueva York) encontró que la temperatura y la humedad del aire tenían un impacto mayor en el rendimiento de los corredores que la contaminación del aire en el ambiente. Sin embargo, el óxido de nitrógeno (NO²) tenía una “correlación significativa” con el rendimiento del corredor.

El NO² es uno de los cuatro contaminantes clave que los monitores de calidad del aire pueden capturar, así como PM10, PM2.5 (partículas de menos de 10 micrómetros y 2.5 micrómetros respectivamente) y ozono a nivel del suelo (O³).

Datos fiables

“La prueba piloto de este año será muy interesante porque lo que queremos hacer es poder comparar las diferentes ciudades y estadios y correlacionar esos datos con los de la OMS y de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente”, explica Brock Doyle.

Tras la fase piloto, la IAAF espera poder desplegar 1.000 estadios diferentes en los próximos cinco años. El gran número de localizaciones en diversas partes del mundo (junto con el período de captura de datos a largo plazo) significa que el proyecto tiene la capacidad de capturar los datos más sólidos de su categoría, convirtiéndose en el punto de referencia a la hora de estudiar el impacto de la calidad del aire en el rendimiento atlético.

Tiene el potencial de cambiar los patrones de entrenamiento y las rutinas de los atletas, que pueden entrenar en áreas de buena calidad del aire (o incluso de mala calidad del aire) para generar otra ventaja marginal antes de las competiciones. Los datos capturados también pueden informar a los comités de los eventos al elegir las ciudades anfitrionas para que los atletas no tengan un dilema similar al de Gebrselassie – y esto podría filtrarse hacia otros deportes.

Un partido de críquet entre la India y Sri Lanka, celebrado en Delhi, fue noticia el año pasado, cuando los jugadores de Sri Lanka se enfermaron porque la contaminación atmosférica superó en 12 veces el “límite de seguridad” de la OMS debido a la famosa “niebla tóxica de Delhi”. Y un estudio realizado por la agencia de noticias Reuters antes de los Juegos Olímpicos de Río encontró que el aire de la ciudad superaba los límites de la OMS para el contaminante más peligroso del aire “durante años”.

“Lo que la gente no sabe realmente -porque no se está discutiendo- es que los mejores atletas no van a ir a algunas ciudades”, añade Brock Doyle.

Y si la investigación de la IAAF revela un descenso significativo en el rendimiento (y en la salud) como resultado de la contaminación atmosférica, podría cambiar la cara del entrenamiento de los atletas, la forma en que se celebran los eventos y el enfoque que las ciudades adoptan cuando intentan hacer frente a una de las mayores epidemias de salud de nuestro tiempo.